San Miguel Especial

En el siglo XIX, un grupo de aventureros decide abrir la primera cervecería del Sudeste Asiático.

La mayoría de nosotros conoce San Miguel, no sólo por su nombre sino también por su calidad y sabor. Pero lo que quizás no todo el mundo sabe es que su historia se remonta al siglo XIX… ¡en Asia! Décadas más tarde, un grupo de emprendedores decide traer la cerveza a nuestro país con una idea en mente: la principal característica de San Miguel debería seguir siendo la calidad. Y para ello era clave reunir los mejores ingredientes para crear una gran cerveza: la malta, la cebada, el lúpulo, el agua y la levadura. 

Ya de vuelta, utilizaron por primera vez la malta tipo Pilsen, que se consigue al tostar la mejor cebada cervecera. Después la combinaron con maíz en la proporción justa y el resultado fue una cerveza con un color y un cuerpo muy especiales, además de un agradable sabor a cereal con un sutil toque de dulzor. Y de hecho, así es como se creó la categoría Especial en la península. El lúpulo es el responsable de aportar aroma, frescor y amargor a la cerveza. Y para escoger la mejor materia prima, San Miguel apostó por una combinación de cuatro variedades originales de Norteamérica y Europa Central: Nugget, Hallertau Taurus, Hallertau Magnum y Hallertau Herkules.

Éstas proporcionan los toques herbáceos, florales y afrutados propios de San Miguel. En la composición de una cerveza, el 90% es agua y ésta juega un papel fundamental en la fermentación. Por eso es tan importante que sus propiedades sean las adecuadas para mantener la calidad de San Miguel. En este caso, se utiliza un agua con las mismas propiedades que la de la región de Bohemia, reconocida como la mejor para la elaboración de las cervezas tipo Pilsen, que gracias a su bajo nivel de calcio asegura que no haya picos de acidez. Y por último, la levadura, que en el caso de San Miguel da su toque particular, haciendo de ella una cerveza única.

Probablemente se trate de la levadura que más ha viajado, ya que en 1890 partió de Baviera (Alemania) hasta Filipinas, para regresar a casa. Este ingrediente se encarga de transformar los azúcares de la malta en alcohol y carbónico. Y, por supuesto, es imprescindible para aportar esa sutil nota de manzana verde tan característica de San Miguel.

NOTA DE CATA 
Grado Alcohólico: 5,4%
Vol. Tipo de cerveza: Premium nacional.
Color: dorado brillante y limpio con burbuja fina y persistente.
Nariz: recuerdos ahumados sobre base de cereales.
Boca: equilibrada en cuerpo y amargor, con matices afrutados, florales, herbáceos y cítricos gracias a las cuatro variedades de lúpulos.
Final largo y dulce de manzana verde por su levadura original de 1890.
Retronasal: persistencia media y ecos de regaliz.

Gran experiencia que he podido disfrutar gracias a www.trnd.es, yo y todos mis amigos ya que me seleccionaron para participar en este magnífico proyecto.

Web de San Miguel: www.sanmiguel.es

Facebook de San Miguel: www.facebook.com/sanmiguel

Foto del pack de bienvenida:


También te puede interesar