Paseas por el centro de nuevas ciudades distantes para curiosear escaparates y esperar que te sorprenda lo inusual y, sin embargo, notas que muchas de ellas empiezan a parecerse demasiado. Málaga, Santander o Sheffield tendrán con seguridad hileras con clones de franquicias cuya decoración y mercancía son demasiado similares y uniformes. De esta manera va dejando de tener interés el adquirir algo de recuerdo en los viajes, ya que igualmente podrías haberlo comprado en tu ciudad habitual. Por eso, las pequeñas tiendas de comercio tradicional que aún van resistiendo y adaptándose sabiamente a las nuevas circunstancias podrían considerarse un valioso patrimonio de todos.


En Málaga tenemos Calzados Hinojosa con sus alpargatas de esparto en todas las versiones y colores para el verano y especial para la feria. En invierno, por supuesto las zapatillas para la casa y también los botines de piel vuelta y las manoletinas.

Hace décadas iba con mis amigas a discutir qué colores de alpargatas serían los más adecuados y una se sonríe ligeramente al repetir las mismas escenas con la hija, teniendo siempre al lado el largo y sólido mostrador de madera.

¿Qué podemos hacer para que no perdamos estas tiendas ni los propios vecinos ni los visitantes? Desviarse un poquito de la calle principal y comprar allí.

... en el centro de Málaga en calle San Juan, venga pásate.

Su página en Facebook: https://www.facebook.com/calzadoshinojosa