¿Perfume o colonia?

/
0 Comentarios
Un aroma con el que nos identifiquemos, que llegue a los demás antes de que puedan ni siquiera vernos. Elegir el adecuado y saber utilizarlo no es tan fácil. Hay personas que utilizan el mismo toda la vida, otras prefieren cambiar e ir un poco con la moda y las nuevas fragancias, hay quien guarda celosa el nombre de su marca como un secreto inconfesable y yo, por ejemplo, colecciono los frascos de miniaturas. Para acertar con la elección y considerar el presupuesto a invertir es útil conocer las 4 acepciones principales de los perfumes. El precio de la fragancia depende del tipo del que se trate, por eso no debemos dejarnos llevar por alguna oferta llamativa puesto que puede que sea la misma marca pero en versión diferente.

Una colonia o perfume consiste en una esencia (natural o sintética) que se disuelve en alcohol. Dependiendo de la concentración de esencia utilizada, la fragancia cambia su denominación, siendo el francés el idioma internacional en este caso. El precio y la duración del olor en nuestro cuerpo van en consonancia con la cantidad de concentración: a mayor concentración, mayor será el tiempo de permanencia del aroma, su intensidad y –cómo no- su precio. De menor a mayor tenemos:
El tanto por ciento de concentración no es exacto sino que puede oscilar en un pequeño rango.

1.- Eau de cologne, agua de colonia. 7%.
2.- Eau de toilette: 10%.
3.- Eau de parfum o agua de perfume: 15-20%. Muchos de los productos que compramos como perfumes son en realidad Eau de parfum.
4.- Parfum o perfume: 25% de concentración de aceites. “El buen perfume se vende en frasco pequeño”. Porque es el más concentrado, el más caro y el que hay que utilizar sólo en pequeñas gotitas en sitios estratégicos por su intenso olor.


Aromas más frescos y ligeros serán los apropiados para el día a día, en casa o en el trabajo y situaciones más informales. Si hace mucho calor o si vamos a estar en un lugar cerrado son aspectos a tener en cuenta para desechar un perfume de olor penetrante. Los perfumes los reservaremos para ocasiones más formales o a las que queramos darles un carácter especial.

Recordar que nuestra piel es nuestro aroma principal, por eso el mismo perfume o colonia puede oler de forma diferente según la persona. Las fragancias perduran más en las pieles grasas que en las secas, así que una buena táctica es mantener nuestra piel bien hidratada para que el olor dure más. Cuidado con echarlo sobre la ropa, especialmente la seda, porque puede manchar, y es bueno saber que el calor y la humedad no vienen bien para su conservación, así que es mejor tenerlos en el dormitorio que en el cuarto de baño.

En este enlace, se puede comprobar cómo la fragancia masculina Terre d’Hermès puede encontrarse con diferentes precios y tamaños como: Pure Perfume, eau de parfum, eau de toilette e incluso eau Très Fraíche (agua fresca, menor concentración aún que la colonia).


También te puede interesar