MAGNESIO: Corazón, huesos, músculos y sistema nervioso. ¿Alguien da más?

/
0 Comentarios
Imagen de: http://silverhealth2.blogspot.com.es/p/cloruro-de-magnesio.html 
El magnesio (MG) es esencial para la vida. Ocupa el puesto número 11 entre los minerales más abundantes en nuestro cuerpo, el 60% localizado en los huesos y el 39% en las células.

Interviene en muchos procesos y funciones de nuestro organismo donde juega un papel importante en el metabolismo de la glucosa. También se usa para la producción de energía celular y para fabricar proteína. Es vital para el sistema nervioso, la contracción muscular y la formación de los huesos y los dientes. Es por eso que en personas con osteoporosis que toman suplementos de calcio, sería interesante además suplementar magnesio y vitamina D y K2 para la fijación del mismo.

En cuanto a su ayuda para la prevención y tratamiento de ciertas patologías, en primer lugar hay que comentar su rol referente a la enfermedad cardiovascular. Junto al calcio y al potasio, es un metabolito implicado en el mantenimiento del ritmo normal del corazón. Algunos estudios sugieren que puede ayudar a bajar la tensión alta y otras investigaciones han demostrado que personas con niveles óptimos de magnesio en sangre tienen menos riesgo de sufrir ataques cardiacos o isquemias.

Asimismo, parece comprobado que disminuye la tendencia a padecer diabetes tipo II.   

Por otro lado, se ha encontrado que algunas personas que sufren de migrañas tienen niveles más bajos de magnesio en la sangre y en el cerebro, por esto un incremento de magnesio, ya sea por la alimentación o por la suplementación, puede ayudar a reducir la frecuencia de las mismas.

Al ser un relajante muscular, ayuda en la conciliación del sueño. Puede además minimizar la severidad de los ataques de asma y aliviar los síntomas del síndrome premenstrual (SPM).

DÓNDE SE ENCUENTRA

El magnesio es el mayor componente de la clorofila, es por esto que lo encontramos principalmente en vegetales de hoja verde. Además está presente en los frutos secos, los cereales integrales, higos, limones y cacao.

Es eficaz también tópicamente, de ahí la popularidad de las sales de Epsom.

Su suplementación puede tener un efecto laxante, por lo que podemos optar por dividir la dosis diaria que estemos tomando.

SÍNTOMAS DE DEFICIENCIA

Una deficiencia de magnesio puede provocar depresión, confusión, desorientación, vértigo, debilidad muscular, fatiga y cansancio, calambres, insomnio, irritabilidad y problemas de memoria.

Tienen mayor probabilidad de padecer deficiencia aquellas personas con problemas de alcoholismo, que tomen diuréticos o que estén dializadas.

Algunos grupos de personas necesitan un aporte mayor de magnesio: las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, las que estén siguiendo un régimen de adelgazamiento y las que estén sometidas a un gran estrés o practiquen un deporte activo.

Las personas con enfermedad renal o cardiaca deberían consultar a su médico antes de tomar suplementos de magnesio.

Alivia el estrés, combate la fatiga, sube el ánimo, construye huesos y mejora el sueño.
Fuentes:
“The Official Antiaging Revolution”, Ronal Klatz y Robert Goldman, Ed. Basic Health.
http://www.exatest.com/minerals.htm


También te puede interesar