Haciendo deporte en el cielo: la musculatura de los astronautas

/
0 Comentarios
Una cosa curiosa ocurre cuando se envían astronautas al espacio: pierden músculo, mucho músculo y… rápido.

En la Tierra debemos usar constantemente ciertos músculos para mantenernos erguidos con el fin de vencer la fuerza de la gravedad. Pero en el espacio, los músculos no reciben el detonante necesario para la contracción muscular, no reciben la señal que nos dice que los utilicemos para estar derechos o movernos. Son los músculos antigravedad: los de las pantorrillas, los cuádriceps y los músculos de la espalda y del cuello.

Los astronautas sufren una pérdida de hasta un 20 por ciento de masa muscular en viajes espaciales que duren de 5 a 11 días.

Para minimizar los efectos de la atrofia muscular, los astronautas deben llevar una dieta adecuada y un plan de entrenamiento de 2 horas y media de ejercicios diarios, especialmente ejercicios de fuerza.

Por otro lado, con menor gravedad hay menos plasma sanguíneo circulando por el cuerpo y esto significa menos sangre para llevar oxígeno al resto del cuerpo. No obstante, el ejercicio puede aumentar a la cantidad de plasma en el organismo, por eso los astronautas que hacen ejercicio fabrican más glóbulos rojos.

La falta de gravedad también trae otro cambio en lo que se llama la “intolerancia ortostática”. Esto es lo que ocurre por ejemplo cuando estamos tendidos y nos levantamos rápidamente y sentimos un ligero mareo. Resulta que el cuerpo intenta evitar que pase esto y lo hace incrementando el pulso y la tensión arterial con el fin de llevar más sangre de retorno al corazón. Y sin gravedad y menos cantidad de plasma, los astronautas son más proclives al desmayo. De nuevo, el ejercicio ayuda a aumentar el volumen sanguíneo y la circulación y prevenir posibles mareos de los viajeros del espacio.

Los 3 ejercicios principales de los astronautas:

1.       El pedaleo en un aparato parecido a una bicicleta estática.
2.       La cinta. Andar y correr en la cinta, con sujeciones para mantenerse sobre ella.
3.       Ejercicios de resistencia, con máquinas parecidas a los de los gimnasios con cintas de goma para tirar de ellas.

La edad hace con nuestros músculos el mismo efecto que la falta de gravedad, así que tomemos nota de los ejercicios de los astronautas para mantenerlos fuertes y firmes.





También te puede interesar